Entradas

"ME TOMAN Y ME DEJAN"

Imagen
Hay películas que muestran las vidas de los juguetes, pero nadie sabe lo que es ser una muñeca como la que soy. No una barbie de esas flacuchentas estupendosas, a las que les compran y cambian ropas según la ocasión, que tienen casas con piscina y toda una serie de instalaciones que las hacen vivir , e incluso enamorarse del famoso Ken. Tampoco soy de trapo, de esas que los niños y, principalmente las niñas abrazan y hacen su compañera de sueños, y cuando las dejan tiradas y olvidadas en el suelo, siempre alguien las levanta y las vuelve a la cama, incluso acompañada del calor de otro peluche.. y si que me gustaría ser de esas porque siempre dan ganas de abrazarlas y se transforman en necesarias. O como esas muñecas antiguas, de porcelana, medias terroríficas, pero que son una reliquia artística que muchos conservan a través de las generaciones.  Soy de plástico. Con las piernas y brazos bien tiesos, medio helados y si me ponen cerca del fuego, capaz que me derrita y ahí quede, tirada

O V U L I T A

Imagen
Todos los meses ellas visten de fiesta,  buscan su mejor traje con la esperanza de nacer.  Cuando llega el momento, una de ellas sale a bailar,  la pista de baile es la única oportunidad. Muchas esperan, pero él no llega, ni siquiera el más lento de ellos.  H ay cientas y cientas que mueren sin esperanza,  hacen su recorrido, arriban al lugar, al final del camino y nada... se despojan de sus preciosos trajes, uno a uno, hasta desaparecer.  Hay meses en que no alcanzan a prepararse  porque un líquido, con gusto amargo, las extingue. Aveces pelean.  Va una, lista para el baile y llega otra, más grande y poderosa, que la saca del lugar; ella, triste y adolorida, se queda en el rincón a esperar su extinción.  Están preocupadas,  cuentan el número de participantes y ven que se acaban.  Se preocupan por la humanidad  y por su contenedora,  quien vive como si la vida fuera eterna. Ovulita sale, esperanzada.  Tanto tiempo lleva de preparación, que aparece más fuerte

Comentario al libro "QUIERO SER VEGETARIANO Y NO SE CÓMO. Guía para una transición saludable", de Ana Moreno.

Imagen
Muchas veces la literatura vegetariana incluye mil recetas, pero no siempre menciona los conceptos que hay de base y las fórmulas a seguir para estar bien alimentados. Desde este punto de vista, existe un libro  interesante de investigar,  llamado  "QUIERO SER VEGETARIANO Y NO SE COMO. Guía para una transición saludable" ,  de la autora española Ana Moreno. Empieza con una introducción sobre la forma cómo trabaja con sus pacientes. Posteriormente, recomienda que en el des-ayuno (lo que alude a salir de un estado de ayuno) no se coma en abundancia, ya que el estómago estaría inactivo después de doce horas de descanso y no es bueno forzarlo demasiado: sugiere comer una ciruela que se deja remojando durante la noche, agua caliente con limón, té rojo, todos alimentos amigables y sutiles para el estómago. Este concepto va en contra del mito "desayunar como un rey", que se ha instalado de las formas más diversas en nuestra cultura.  Solo después de un par de  horas

VENTA LIBRO "Traición a una Democracia", de Alfonso Arrau

Imagen
Todos sabemos que un LIBRO siempre es un BUEN REGALO, pero este además es sin filas, sin calor y con bolsa incluida. Puede pedirlo directamente al teléfono 9-8647475 o por esta página.  Se agradece compartir... Después de un tiempo de difusión del libro de Alfonso Arrau, a través de pequeñas citas, ha llegado un momento del relato que resulta inspirador para hacer un comentario. Lo pueden leer en: "EN EL RESCATE DE LAS MEMORIAS"

EN EL RESCATE DE LAS MEMORIAS

Imagen
"Ya vendrán los duros días de la Unidad Popular".  Esta es la frase con que termina el capítulo tres del libro de Alfonso Arrau. Hasta aquí ha sido interesante como va relatando la historia de Chile a partir de sus propios ojos, como bien dice su alumno Omar Aguilar en el prólogo: "...describir la intersección entre su propia vida y la historia contemporánea del país, con cierta ironía y escepticismo ante muchos de los acontecimientos que han marcado nuestras vidas, pero sin resentimiento ni acritud" El título del libro no ha sido fácil, ya que, desde un primer impacto, restringe el público al que pudiera interesar. Pero no podría haber sido de otra manera: "el libro es Alfonso" , me han dicho muchos lectores, incluso personas que nunca estuvieron de acuerdo con su forma de pensar, pero han rescatado el contenido y han aprendido aspectos de la historia de Chile que no sabían. "Es para gente de nuestra generación" , amplía el espectro otr

De una NIÑA que si le hace caso a la MAMA y no se va por el BOSQUE

Imagen
CAPERUCITA CELESTE Idea original, Beatriz Mirén Viada Arrau A  una niña que  vestía siempre con una capita celeste, la  mamá le pidió que fuera a dejarle unas cosas a su abuelita. Le pasó una canasta con frutas, verduras, huevos y otros alimentos y le dijo: -          -  Caperucita ¿Podrías ir a dejarle estas cosas a tu abuelita? -          -  Si, mamá. Si puedo. -          -  Pero no te vayas por el bosque porque puede aparecer el lobo. Anda por el camino que te indiqué. -          -  Si, mamá. No te preocupes. Y se fue Caperucita Celeste, caminando y caminando y caminando a la casa de su abuelita. Y caminaba, caminaba, caminaba, con mucho calor, subiendo y bajando cerros, muy cansada, por un largo y difícil sendero. Hasta que en un momento se encuentra con otro camino. Se da cuenta que tiene grandes árboles, que es plano y muchísimo más corto, incluso se alcanzaba a ver la casa de la abuelita. “¿Y se me voy por aquí?”, se preguntó. “Hay muchos árboles…

"En Conversaciones con la PACHAMAMA"

Imagen
"caminamos como dos horas y era todo increíble. Me imaginaba viviendo en ese tiempo, con inmensas pirámides y templos que deben haber sido, pues ahora solo quedaban partes. Después llegar al gran Templo del Sol, con vista al mar. Pensé que solo él ha visto pasar a las generaciones, y tuve por unos minutos envidia de su poder, supuse cómo se reirá de nosotros, los mortales, que vivimos para crear historias y reconstruirlas en base a pequeños restos. En cambio él, el mar agitado, siempre fue el mismo aunque cambiara, siempre ha estado ahí, imponente, por los siglos de los siglos. Todo esto bajo un sol ardiente, que nos quemaba fuertísimo y que nos marcó la piel de tanto andar….”                              En Ruinas de Pachacamac. Lima, Perú. Enero 1993 Tuve la suerte o la mala suerte de no sentir este terremoto del año 2015 porque me encontraba lejos del epicentro. Este “no sentir” me llevó a no entender la verdadera dimensión del asunto, pensando que el temor a los tem

¿QUIERE SEGUIRME?